Estar conscientes de las deudas es un factor clave para lograr el objetivo de la libertad financiera.

Deshacerse de las deudas y de la tendencia a acumularlas implica fundamentalmente reconocer la causa que las origina, y eso significa corregir el error de creer que nos endeudamos por falta de dinero. Esto no es así.

En realidad nos endeudamos negativamente por no estar enfocados en nuestra manera de ganar, gastar, ahorrar e invertir el dinero.

Las deudas acumuladas desencadenan carga emocional que bloquean nuestra capacidad de producir

La carga que producen las deudas acumuladas es lo que genera serias consecuencias en todos los aspectos de nuestra vida. La angustia, la impotencia y el miedo cuando las deudas superan la capacidad de pago, son fuerte energía emocional que debilita nuestro sistema mental y físico, y hasta puede afectar nuestra salud y la de nuestras relaciones.

Los ciclos que no se cierran estancan el flujo del dinero

Un problema común con las deudas acumuladas son los círculos viciosos que impactan negativamente nuestras relaciones personales afectando nuestra confiabilidad. Esto limita nuestro campo de oportunidades y el ánimo que nos da vitalidad para actuar. Al sentir que perdemos poder se bloquea nuestro potencial para crear, producir y prosperar.

Desenredar los nudos y dejarlos de crear

Las deudas acumuladas son el resultado de la dispersión. Cuando manejamos el dinero sin un enfoque claro que organice nuestras acciones, terminamos siendo presas de un círculo vicioso que nos termina controlando a nosotros. Por eso es importante estar claros de lo siguiente:

Cómo no crear deudas serias o acumular pagos, si pides un préstamo o usas la tarjeta de crédito:

  1. De lo que ganas, tienes que ser consciente del monto que “debes” gastar priorizando tus responsabilidades, y lo que “podrías” gastar luego de haber cubierto todas tus obligaciones mensuales.
  2. Organiza tu dinero en base a un presupuesto mensual.
  3. Estudia tu capacidad de endeudamiento. Si usas tu tarjeta de crédito, confirma que tus ingresos realmente estén asegurados en un plazo de tiempo determinado.
  4. Cada vez que cobres, paga tu cuota de inmediato.
  5. Diseña un plan B si pides un crédito. Busca de inmediato una alternativa para ganar ingresos extra que te permita afrontar cualquier contingencia. Las ventas directas son una vía altamente efectiva a la que puedes recurrir para aumentar tus ingresos y ahorrar.
  6. Enfócate en cerrar tus ciclos de pago y no abras ninguno hasta concluir en el que estás.
  7. Si por causa de un apuro debes pedir un préstamo a un familiar o amigo, primero plantea claramente tu situación y haz un compromiso de pago. Pero muévete de inmediato a buscar la manera de generar ingresos extra.

Qué hacer cuándo tus deudas se acumulan y sobrepasan tu capacidad de pago

  1. Enfoca y enfrenta la realidad. No huyas al problema, no recurras a pedir más dinero prestado y observa la situación tal es.
  2. Toma consciencia de lo que te hace sentir esa situación observando tus emociones: miedo, angustia, culpa, etc. Desahógate si te sientes muy agobiada. Pero el hacerte consciente de tu estado emocional es primordial para recuperar tu energía creativa y retomar tu poder mental para resolver.   
  3. Habla con tus acreedores y plantea tu situación manifestando tu decisión de resolver. Renegocia el tiempo.
  4. Crea un plan de acción y de hacer tu presupuesto donde las prioridades sean cubrir tus necesidades básicas y pagar tus deudas.
  5. En caso de que tus deudas sean con amigos o familiares, es mejor hablar con ellos de inmediato si no puedas pagar dentro del plazo. Hazles sentir que lo que más importa es cumplirles. Al dar la cara demuestras responsabilidad y eso da crédito a tu palabra. Si demuestras disposición a resolver, seguro que más apoyo vas a encontrar.
  6. No te desgastes preocupándote y ocúpate del problema. Busca de inmediato la manera de hacer dinero extra.
  7. No te culpes nunca por tus errores y úsalos para aprender de tu situación. Lo más importante de todo es que creas en ti, que busques mejorar y que jamás quedes en deuda contigo misma.