¿Crees que ser exitosa es únicamente lograr la fama y estar en el top del estrellato?

¿O piensas que el éxito es ser rica, poderosa, y lucir espectacular en las portadas de las revistas?

Para el común de la gente significa tener un buen vehículo, la casa soñada, consolidar estatus económico, lograr títulos y desarrollar una carrera profesional.

Todo eso está bien, pero si solo se mide el éxito por esa clase de parámetros, entonces estamos perdiendo de vista la cara del éxito que lo hace sustentable.

Uno de los errores más comunes es percibir el éxito como una condición extra-ordinaria que solo se cumple en plazos de tiempo y a la hora de la verdad esto no es 100% así.

Estamos de acuerdo que tener éxito es alcanzar los objetivos propuestos, pero estos se van logrando a plazos, en base a planes de acción mientras los estamos poniendo en marcha.

Por eso resulta muy positivo y mucho más efectivo darle mayor potencia a nuestras acciones integrando en la consciencia lo que en realidad el éxito significa en nuestras vidas, día a día.

 

Tener éxito no es cuestión de suerte, ni de grandiosidad estridente, sino de actitud y de estilo de vida.

 

Mirar la cara esencial del éxito nos abre un mayor camino de posibilidades teniéndonos a nosotros mismos como punto de partida en “el presente”.  

Por eso, primero que nada es muy bueno aterrizar el concepto de éxito en la vida cotidiana; y para esto, da mucha luz ver el origen de esta palabra desde su vocablo en inglés:

EXIT TO = SALIDA A

Aplicando este concepto al éxito personal, este es la suma de ideas e intenciones constantes que “salen de ti” y las cuales “tú sales” a manifestar con la acción permanente.

El objetivo es asumir el éxito como un estilo de vida para sentir que te estás “auto-realizando” en tus experiencias mientras vas realizando tus planes.

Por eso la verdadera consciencia del éxito consiste en proponerse en convertir todo lo extraordinario en algo cotidiano.

Esto significa dejar de creer que serás exitosa cuando logres tu meta.

En realidad eres exitosa cuando sacas lo mejor de ti misma para salir a cumplir la acción que necesitas realizar cada día para llegar a tu meta.

 

Expresarte, exponerte, expandirte, es lo que te ayuda a sentirte exitosa todo el tiempo

 

“Tu manera de vivir el proceso es el éxito diario que te impulsa a llegar a la meta”.

Tus resultados son el reflejo de tu actitud y de la sumatoria de las acciones que decides realizar para construir tu plan de vida viviendo plenamente el proceso. Así que:

  • Exprésate: sacando siempre tus cualidades y talentos innatos que te hacen única y le imprimen un estilo especial a todo lo que haces.
  • Exponte: atreviéndote a sacar tus ideas a la luz con la convicción de que en tu potencial está el poder de manifestarlas de manera creativa, proactiva y original.
  • Expándete: sal al mundo creyendo en ti misma sin temor a fracasar. Crecer es expandirte cuando te reinventas en cada desafío que se te presenta. Expandirte es decidir convertir los aparentes fracasos, en formas de sacar tus mejores ideas para mejorar.

Entonces ¿a qué esperas? Diseña tu plan de vida en base metas personales, relacionales, económicas, etc. El éxito es tu salida, y lo que te hace extraordinaria es sacar lo mejor de ti ya, para manifestarlas.

EXIT TO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *