Imagina que quieres hacerle una remodelación a tu cocina, con la intención de renovarla por completo desde el cambio de las paredes hasta los muebles.

¿Tienes idea por todo el proceso de caos que tienes que pasar primero para hacer la transformación necesaria y tener la cocina nueva?

Si no atraviesas la parte incómoda del proceso de eliminar lo viejo, es imposible que llegues a crear lo nuevo.

Pues es exactamente así cómo funciona con todos los procesos de la vida.

Las Crisis son maravillosas o para hundirte o para impulsarte. Lo que tú decidas.

Una cosa es lo que te pasa; otra cosa muy distinta, es cómo tú decides pasar lo que te ocurre. Por eso, como todo en la vida, las crisis también son cuestión de perspectiva y percepción.

Es tu forma de enfocarla lo que hace la diferencia.

Una de las cosas más naturales de las crisis, es el movimiento emocional que producen: miedo, incertidumbre, impaciencia, reacción, rabia etc. Sentir eso es de lo más normal, pero la clave en este punto es tomar consciencia de ellas y no engancharse en el drama que te quita la energía vital para pensar, crear y resolver. Cuando te sales de tu centro interno y te dejas llevar por las emociones, te hundes en la crisis.  

Todo depende de tu manera de ver y concebir el concepto de crisis, pues de acuerdo a esto es cómo pensarás y  actuarás frente a ellas y así serán tus resultados. Por eso es de mucha ayuda tomar consciencia del verdadero concepto crisis para que aprendas a usar esos procesos a tu favor.

Crisis = Crecer = Crear

La crisis es parte de la inteligencia natural que mueve todos los procesos de la vida. Una crisis es el movimiento necesario para sacudir lo viejo, crear vacíos y darle espacio a lo nuevo para pasar a un estado superior.

En una crisis está todo el potencial para descubrir un mayor potencial donde se generan las ideas que te dan el poder de resolver y transformar una circunstancia.

En realidad, de las crisis bien percibidas y manejadas, salen las mejores ideas, inventos y soluciones. Es gracias esos  desafíos que nos movemos para crear y resolver, lo cual nos lleva a crecer.

Cada proceso crítico trae su propia inteligencia por un propósito en específico

 

  • Crisis existenciales y personales: Son las que te dicen que tienes que mirar dentro de ti para redescubrirte, reinventarte, y replantearte el sentido de tu vida.
  • Crisis de pareja: es para que revises en qué dirección vas junto a alguien y si eso contribuye o no a tu autorrealización personal.

 

  • Crisis familiares y relacionales: son los aprendizajes perfectos para que desarrolles tu paciencia y tolerancia.
  • Crisis económicas: son las que te llaman a revisar cómo estás manejando tu manera de trabajar, planificar y producir tu dinero.

Saca VENTAjas de tus CRI$I$

Es muy normal que de una crisis existencial se generan crisis económicas y de allí se desencadenan todas las demás.

Las tiempos de crisis son etapas para aprender a convertir las dificultades en oportunidades reinventándote a ti misma.

Por eso las crisis económicas son las mejores para mirar dentro de ti, redescubrir tus dones y talentos, desarrollar tu potencial y emprender un nuevo camino para prosperar.

Hay muchas mujeres que gracias a esas crisis han encontrado el camino y el coraje para emprender un nuevo negocio que jamás habían imaginado tener, convirtiéndose en dueñas de su destino.

¿Estás pasando por un momento crítico? ¡Maravilloso! Ahora tienes la gran oportunidad de transformar tu “crisis” en: CRI$I$ = Crecer = Crear.