El principal objetivo de meditar es concentrarse en llegar a la relajación poco a poco hasta liberar la conciencia.

Según sea el progreso, verás que puedes meditar en cualquier instante o lugar, con lo cual alcanzarás la paz interna, pase lo que pase en tu entorno.

En este artículo te daremos los conceptos básicos de la meditación que están muy de moda en estos últimos tiempos, para permitirte comenzar un viaje hacia la luz.

Si algún pensamiento da vueltas en tu conciencia, no descansarás plenamente. En el Bhagavad Gita, el Señor Krishna nos dice: “No puedes entrar en unión en el ser  a menos que sueltes los deseos y anhelos que hay en ti.”

Usa tu discernimiento

La distinción nos aclara a entender lo que está bien y lo que está mal, lo permanente y lo que no. Es la destreza de comprender la impermanencia de los hechos. Cuando tenemos presente que todo está cambiando, no se valoran los hechos o deseos insignificantes. Es por esto que como consecuencia la mente descansa y llega a una amplia relajación.

Agranda tu deseo

Otra manera es hacer muy grande tu deseo ¡Hacerlo muy grande! Entonces, tampoco te incomodará. Es la piedrita en el zapato la cual te molesta y no te deja caminar. Una piedra grande o una roca, nunca puede meterse en tus zapatos, por ende puedes caminar sin ese obstáculo.

Se desapasionada

Mientras trabajes en algo constantemente o sigas haciendo algo, tu mente no se quedará tranquila. Cada deseo o ambición es como polvillo en tu ojo que no te  deja cerrarlo ni abrirlo, de cualquier forma es molestoso.

El desapasionamiento significa eliminar de fondo esa basurita incómoda que no te deja avanzar, es sacarla del ojo, para así poder abrirlo y cerrarlo libremente disfrutando sin restricciones de este mundo.

El desapasionamiento no es apatía

¿Qué vamos hacer si de todas maneras nos vamos a morir? Eso sí es apatía, no desapasionamiento. Cuando hay apatía hay falta de plenitud.

El desapasionamiento está lleno de entusiasmo y alegría. Trae toda la alegría a tu vida y te permite descansar muy bien. Al descansar bien, entras en meditación profunda y, luego, cuando sales de ese estado de meditación, eres más activa y capaz de actuar mejor. Cuanto más intenso sea tu descanso, más enérgica estarás en tu actividad. A pesar de la oposición entre el descanso profundo y la actividad  dinámica, recuerda que son valores suplementarios.

Ir de un descanso profundo a la meditación profunda, luego salir de esa meditación a la acción activa. Es aprender a dejar ir  y relajarte…

Meditar es cuando aceptas que debes dejar ir,  te vuelves una persona alegre. Al comenzar esa alegría, evidentemente recibirás más. A aquellos que tienen, les será otorgado más.

Cuando duermes, tienes que dejar ir todo, es entonces de esta manera que puedes descansar ¿Por qué no aplicar lo mismo de acuerdo a las actividades diarias? Deja que todo se vaya cuando te sientes a meditar.

La meditación es:

– Dejar que se vayan los enojos del pasado.

– Dejar atrás los eventos del pasado.

– Dejar ir todos los planes a futuro.

– Asumir el momento presente.

– Vivir a plenitud y con profundidad cada momento que la vida nos da.

La meditación es el descanso más profundo que el sueño mismo que puedas tener. En el sueño los deseos todavía rondan por algún lado. Pero en la meditación, trascienden todos los deseos ¡Es una inmensa calma mental!

¿Quieres conocer más consejos sobre salud y bienestar? Visita nuestro blog.