haces, tienes y ganas es tu Ser o espíritu, imagina todo lo bueno que puedes lograr si te haces consciente de ese Universo dentro de ti.

Esto no es una fantasía, sino despertar a la más absoluta realidad sobre ti misma, que te hace una mujer divina.

Vivir, crear, trabajar y relacionarte sintiendo inspiración, es expresarte con todo tu Ser.

Estar inspirada es lo que te hace una mujer divina porque exalta tu magnetismo personal que nace de tu espíritu, pero eso implica realizar un trabajo diario contigo misma.

  1. Toma consciencia de lo que te hace divina:

Mira quién eres realmente escribiendo una lista de las “cualidades” que más te encantan de ti y que te hacen sentir única, segura, suficiente, empoderada, animada y motivada. Tus dones y talentos, tus habilidades innatas y tus más puros sentimientos son la luz de tu belleza interna que florece naturalmente de ti y que alientan tu energía vital. Es en tu espíritu donde nacen todas las cualidades que le dan calidad auténtica a tus acciones y lo que te hace sentir inspirada contigo misma siempre. Tomar consciencia de la fuente donde nace tu encanto personal es permitir que todo lo que eres salga espontáneamente de ti, sin esfuerzo, sin necesidad de maquillaje, ni adornos. Eso es lo que refuerza tu autoestima, realza tu belleza física, te hace más atractiva, y atrayente; así como capaz de motivar e inspirar a los demás.

  1. Conecta siempre con el Amor:

El amor es la mayor fuente de inspiración humana que solo nace en el espíritu. Sentir amor es algo divino, y por eso no es una emoción, sino un estado de profunda consciencia que fluye cuando te abres a conectarla con la parte más pura de tu Ser. El amor te hace sentir viva, te conecta con el buen humor y te alivia el dolor tanto emocional como físico. Inclusive fortalece tu sistema inmunológico. Este poder en ti es lo que te anima a hacer lo que amas, amando todo lo que haces y en esa inspiración está la llave de la felicidad permanente.

  1. Ejercita tu paz interior:

Al poner tu consciencia en tu espíritu conectas con tu fuente de paz. Asimismo la chispa divina de la inspiración creativa, y la sabiduría de la intuición solo puede brotar en una mente tranquila.

  1. Abandona los patrones de lucha:

Estar en el espíritu es fluir de manera y natural. Pelear, resistir, luchar, te causa un desgaste innecesario que a la larga te desanima y te deprime.

  1. Conecta con siempre con el placer:

Placer significa hacer desde el Ser. Por eso busca siempre hacer todo aquello que te encanta y te hace perder la noción del tiempo, para sentir la experiencia plena de la inspiración.

  1. Conecta con el lado positivo de tu mente:

Tu mente es el instrumento de tu espíritu que sirve para organizar de manera inteligente tu creatividad y darle acción a tus ideas. Cuanto más te concentres en eso, menos caes en pensamientos que te producen desgaste emocional.

  1. Conecta con tu misión de vida y dale a todo lo que hagas un propósito:

Tener consciencia de que tu vida y todo lo que haces tienen un sentido y una razón de ser, acrecienta y fortalece tu ánimo y tu motivación.

  1. Mira en el mundo lo que más te inspira:

Todo aquello que ves alrededor de ti que te encanta y te hace sentir bien, te causa inspiración y alimenta tu espíritu porque ves en ello todo con lo que te identificas.

Ante una mujer divina no hay nada que se le resista. Así que anímate a buscar todas las herramientas que más te gusten para realizar este trabajo interno que te ayudará a mantener siempre viva tu inspiración que también inspira a los demás.

¿Quieres conocer más sobre consejos de crecimiento personal? Visita nuestro blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *