Nuestro tesoro más preciado ha comenzado a dar sus primeros pasos ¡Con cuanta ilusión hemos esperado este momento! Pero cuidado, ahora comienza una nueva etapa y debemos estar preparados para protegerlo a él de su curiosidad y deseos de explorar los nuevos espacios a los cuales tendrá acceso, y así evitarle y evitarnos sustos o accidentes innecesarios.

Para ello, debes tener bien presente los siguientes consejos que aunados a tu especial amor de madre  te ayudarán en mucho:

 

  • Ponle un protector a todos los tomacorrientes.

Esto evitará que tu bebé pueda acceder a ellos o introducir objetos que puedan ocasionarle daños. También puedes tratar de disimularlos colocando muebles que los oculten de la vista del pequeño.

  • Si la zona donde vives es  fría, también en invierno debes tener cuidado con las estufas.

Asimismo ten cuidado con dejar conectada y a su alcance una plancha u otro objeto que produzca calor,  para evitar las quemaduras.

  • Mantén bien guardados objetos peligrosos.

Como medicinas, artículos de limpieza, bolsas de plástico, objetos afilados y piezas pequeñas (que pueden introducirse en las fosas nasales o los oídos). Guarda estos objetos en sitios suficientemente elevados y fuera de la vista de tu bebé.  Esto último es importante también para cualquier objeto que pueda resultarle atractivo, ya que buscará alcanzarlo.

  • No dejes cables colgando

Ejemplo: El de la plancha, tostador, licuadora y otros. Ni utilices manteles muy largos. Tratará de halarlo y puede traer serias consecuencias.

  • Protege las escaleras con unas barandillas.

Si tu vivienda tiene escaleras, esto es fundamental.  Debes instalar barandillas en ambos extremos, lo que evitará una caída. En la actualidad, las hay con sistemas de cerraduras fáciles de maniobrar para ti pero no para él.

  • Mantén las sillas y taburetes o cualquier otro objeto donde tu bebé pueda treparse alejados de ventanas o balcones.

También debes mantener vigilancia sobre este tipo de muebles, esto evitará que tu bebé pueda treparse y lo protegerá de una caída.

  • Mantén en orden tus armarios.

Esto evitará que en caso de que tenga acceso a ellos, pueda hacer que caigan objetos que pueden ocasionarle daños.

  • Si aún duerme en cuna, asegúrate que sus barandas estén siempre a una altura que pueda protegerlo de una caída.

También, asegúrate de que  la separación de los barrotes sea la adecuada a su edad y que no existan partes puntiagudas que pudieran lastimarlo. Si duerme algunas veces contigo, elige un sitio firme y seguro del cual no pueda deslizarse hacia el piso.

  • Si tienes depósitos de agua (como pequeños tanques, pipotes o bañera) cuida muy bien de mantenerlos tapados ya que podría caer en ellos.

  • Ten en cuenta que la cocina es un sitio muy peligroso.

Coloca los elementos de cocina como sartenes, ollas, encendedores, fósforos, en   lugares donde no pueda alcanzarlos. Para mayor seguridad, coloca los mangos hacia adentro y de ser posible, trata de no estar con el bebé en esta área.

  • Si tienes que  planchar ropa o realizas algún trabajo que requiera de calor, evita que tu bebé esté cerca.

Por último, sé que el instinto de tu amor te hará darle la mayor protección así es que trata en lo posible de estar siempre con él en estos primeros pasos.

Recuerda que los bebés en esta etapa son totalmente impredecibles y están a la búsqueda de cosas nuevas para ellos que le resulten atractivas sin saber cuan peligrosas pueden ser.  Por eso es tan importante que bien seas tú o alguien que pueda hacerlo por ti, esté siempre a su lado vigilándolo.

¿Quieres conocer más consejos sobre salud y bienestar? Visita nuestro blog.