Conocer lo que ocurre en tu cuerpo es la mejor herramienta para actuar. Es por esto que los expertos te dan algunos consejos que podrás poner en práctica y equilibrar esos estados de ánimo que tanto te afectan a causa de las hormonas.

Se trata de sustancias que transitan por tu organismo por medio del torrente sanguíneo, las cuales son expulsadas por células o glándulas que se imparte en distintas localidades del cuerpo.

Más de 50 hormonas diferentes actúan en distintos procesos como: El metabolismo, la reproducción, el crecimiento y el estado de ánimo. De igual forma, también los estrógenos, mantienen el pelo y la piel brillante, con una belleza natural.

Ahora que ya sabes, si presumes alguna alteración emocional o física asociados a niveles hormonales, consulta a tu médico de confianza.

Oxitocina

Es conocida como la hormona del amor. Se libera al sentir masajes o caricias en nuestro cuerpo y se genera en el hipotálamo (se encuentra en el interior de nuestro cerebro), que a su vez se relaciona con el sexo y el orgasmo.

Desequilibrio: Esta hormona por lo general, nos ayuda a relacionarnos con las demás personas, aumenta la capacidad de aprendizaje, manifiesta la generosidad, fomenta la confianza hacia los demás, disminuye la depresión, la hostilidad, regula las emociones y la ansiedad, genera el placer sexual actuando en la sensibilidad genital.

Solución: Para liberar esta maravillosa hormona, abraza a tu pareja, haz el amor, ten contacto piel con piel con tus seres más apreciados por medio de abrazos o pide un masaje. Verás que te sentirás estupenda.

 

Cortisol y adrenalina

Esta sustancia se produce cuando mantienes un estrés elevado o estás en una situación de peligro. Gracias a la sustancia que segrega, podemos actuar en el momento justo reaccionando a tiempo y en la mayoría de los casos evitando el riesgo. Sin embargo, si el resultado es que se genera en exceso debido a mucho trabajo, situación monetaria difícil o ansiedad, puedes llegar a tener padecimientos de taquicardia y posteriormente agotamiento.

Desequilibrio: Es muy factible padecer algunos desequilibrios como: Ganas de llorar, dolor de cabeza, ira, irritabilidad, excesivas ganas de comer o la falta de apetito.

Solución: Puedes practicar actividades de meditación, practicar tai chi, yoga o realizar alguna actividad con la cual te puedas sentir mejor. Es recomendable bajar los niveles de cafeína, bebidas estimulantes o bebidas alcohólicas. Come de manera balanceada, haz de tu descanso nocturno 8 horas completas, realiza ejercicios y pon en marcha tu recuperación celular.

 

Estrógenos y progesterona

Estas dos hormonas se generan por medio de los ovarios y son parte del funcionamiento del ciclo menstrual, la fertilidad, la reproducción y el aspecto femenino. Además, son favorecedoras para la salud de la piel, los huesos, el metabolismo, los músculos y a su vez para el comportamiento.

Desequilibrio: De no estar equilibradas todo el cuerpo se afecta con los siguientes síntomas: Bajar o subir de peso, síndrome premenstrual severo, depresión, acné, cambios de humor, irritabilidad, estrés agudo, migrañas, etc. En caso de que estos síntomas se presenten de forma consecuente consulta con tu médico.

Solución: El estrógeno hace que segregue grasa corporal demás, es por esto la importancia de tener una alimentación balanceada y evitar comidas muy grasosas para mantener el peso acorde. La vitamina B6 regula estas hormonas por lo que algunos alimentos la contienen, como es el caso del plátano, cereza, col, brócoli, coliflor, etc. Es recomendable tener actividad física o una rutina de ejercicio diaria manteniendo los niveles de estas hormonas controlados.

 

Leptina

A la Leptina se le conoce como la hormona del apetito, ésta se encarga de controlar la saciedad y el hambre ya que su función es producir grasa en las células. Por la mañana es cuando los niveles están más bajos dándonos esa sensación de hambre.

Desequilibrio: Si tienes malos hábitos alimenticios o sufres de ansiedad, puede verse afectada esta sustancia. Si se encuentran por debajo los niveles normales de la Leptina, tendrás hambre.

Solución: Evita una cena muy cargada y tarde, de esta manera tu cerebro dará informaciones equivocadas. Debes realizar tres comidas y dos meriendas, además de evitar en lo posible el estrés.

 

Si tienes algunas alteraciones que hayas podido identificar en este artículo, asiste a una consulta médica para descartar cualquier alteración física y de salud.

¿Quieres conocer más consejos sobre salud y bienestar? Visita nuestro blog.