ANTENDER ES ENTENDER

Cómo aplicar este principio para prosperar en todas tus relaciones y también económicamente

Cuando asumes la atención con consciencia y actitud, elevas tu nivel de responsabilidad; es decir, le imprimes un valor agregado a tu capacidad para responder.

Asimismo, cuando fijas tu atención en un propósito y en ver el lado positivo de los otros y del tuyo propio, entonces abres el espacio ideal para empatizar con los demás.

Tu objetivo es saber escuchar para interpretar y entender, lo que te coloca en la posición de empatizar y de dar respuestas acordes a las necesidades de los otros y así sintonizar una conexión de correspondencia y reciprocidad.

Esto va a beneficiar enormemente todas tus relaciones más importantes que son las personales, porque forman parte de tu vida íntima. Así como las relaciones comerciales, que son las conexiones que necesitas cultivar si deseas lograr tu independencia financiera.

Atender bien es el punto de partida para recibir compensaciones integrales y también dinero.

Aunque seas empleada, si estás enfocada en trabajar para ti buscando generar dinero extra, o estás emprendiendo tu propio negocio, entonces debes dominar el arte de vender, que es lo que realmente te puede dar más ganancias en menos tiempo.

Por eso también tienes que fijar tu concentración en prestarle la debida atención a tus clientes potenciales y reales, para generar un buen vínculo con ellos que perdure en el tiempo y asimismo te sirva como medio de expansión de nuevos contactos para crear nuevas redes y ampliar tu negocio.

La publicidad boca a boca, o la recomendación, es el medio más infalible para lograr esto. Muchas veces la gente prefiere comprar productos o contratar servicios a través de personas conocidas que puedan recomendarles lo más seguro en base a las experiencias que han tenido. Por eso es que en este caso, es importante que fijes tu atención en el propósito de convertirte en una prestadora de servicios que genera altos niveles de satisfacción.

Puedes tener un excelente producto, pero si no lo presentas fijando tu atención en hacer sentir a tus clientes satisfechos en todo el sentido de la palabra, entonces tu cadena de expansión se verá bloqueada.

Saber atender bien a tus clientes es la llave para tu éxito

Toda acción genera una reacción. Tal como das recibes. Según sea tu actitud, así verás reflejada la actitud de tus clientes, así que recuerda siempre estas claves para que tu atención sea de primera calidad:

  1. Sé extremadamente puntual y haz sentir a tu cliente que respetas su tiempo.

  2. Acude bien presentable a tus citas.

  3. Manifiesta una actitud educada y discreta.

  4. Interésate por conocer a tu cliente, escúchalo atentamente para hacer que sienta que hay alguien presente para servirle.

  5. Usa tu intuición para detectar las necesidades de tu cliente y preséntale tu producto como una solución a sus inquietudes.

  6. Enfócate en la venta, pero haz sentir con tu demostración que eres una persona profesional que estás ahí para apoyar.

  7. Hazle siempre seguimiento a tus clientes haciéndoles sentir que son importantes para ti como seres humanos.

Con mucho respeto y discreción envía felicitaciones por su cumpleaños o un mensaje de motivación por fechas especiales. Reconócelos y celebra sus éxitos.

  1. Haz siempre trabajo de post-venta.

Llama a tu cliente para hacerle sentir que estás interesada en su satisfacción. Responde a sus inquietudes con respecto al producto. Sé proactiva y asertiva con tu actitud para resolver. Cumple tus compromisos, da garantía de calidad tanto de tu producto como del servicio que ofreces. Jamás le vendas y luego te olvides de él. Deja el camino bien abonado para tu próxima presentación.

  1. Sonríe siempre, saca lo mejor de ti misma.

Atiéndelo desde tu motivación. Nada seduce más que una persona que disfruta el placer de trabajar para servir bien a los demás con su atención.

Jamás olvides que un cliente que se siente entendido es un cliente satisfecho que siempre te tendrá presente para tenerte como su proveedor o para recomendarte. Todo depende de tu calidad a la hora de atenderlo.

¿Quieres conocer más sobre consejos de crecimiento personal? Visita nuestro blog.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *