Todas las oportunidades se crean fijando tu atención en el ahora

La mente es una máquina de creación. De ahí nacen las ideas y pensamientos que mueven las acciones con las que manifiestas tu realidad.

Por eso, es de vital importancia que sepas tomar consciencia de la dirección donde gravita tu mente, pues donde la enfoques ahí estarás y desde ahí serán los resultados que consigas.

Si tu mente está en el pasado o en el futuro, desvías tu atención de la productividad

Como todo, la mente también es dual: Tiene su lado positivo y su lado negativo. Pero es tu nivel de consciencia lo que te da la capacidad para regular el diálogo interno.

El lado negativo de la mente es lo que te saca del presente. Y si no lo sabes controlar, puedes quedarte pensando más de la cuenta en todo lo que limita la verdadera función de la mente que es crear y trabajar en el ahora.

Si tus pensamientos se distraen en el pasado, posiblemente haya un ciclo que no se ha cerrado bien y que se convirtió en frustración.

Por otro lado, tus pensamientos están en el futuro cuando fijas tu atención en la preocupación o el miedo por lo que pueda pasar.

Las consecuencias que genera el no ser conscientes de eso son muy negativas. Al no fijar tu atención en el lado positivo del ahora, pierdes una enorme energía vital. Eso es lo que realmente limita tu capacidad de generar ideas para elevar la calidad de tu trabajo y tu comunicación que es lo que mueve tu productividad.

No te quejes de tener mala suerte ni de que los demás te limitan, porque todos tus resultados son una consecuencia de tu propia dispersión.

Trae siempre tu consciencia al presente para sacar el mejor provecho de todas tus relaciones

Jamás podrás comunicarte efectivamente ni generarás reciprocidad en los demás si tu mente divaga en la distracción.

Las conexiones verdaderas y profundas se crean cuando, al estar con alguien, tienes toda tu consciencia puesta en el ahora junto a esa persona.

Para entender realmente a alguien, tu mente tiene que estar atenta a escuchar y sentir lo que el otro dice. Si caes en la tentación de escuchar lo que tu mente dice mientras el otro habla, te escapas del ahora y no estás realmente presente para el otro.

Es así como te quitas a ti misma la oportunidad de poder comprender y empatizar con el otro. Asimismo te privas del beneficio y los buenos resultados que devienen de hacer sentir al otro realmente acogido por tu atención y tu interés en él. Entonces, en lugar de responder vas a reaccionar, y desde tu reacción vas a mover la reacción del otro al sentirse incomprendido. Es así como se generan discusiones sin sentido que generan los malos entendidos, el conflicto y el caos.

Si no sabes estar presente con todo tu ser en cualquiera de tus relaciones, entonces te estás negando a recibir los presentes que nacen de la verdadera comunicación.

Estar presente te da la gracia de poder disfrutar los presentes que te regala la vida en el ahora

Sólo puedes salir de los efectos negativos del diálogo interno sabiendo prestar atención a todas las cosas buenas que ya están en ti, y así ver todas las cosas buenas que ya tienes para disfrutar el momento tal como es.

La carencia se gesta enfocando la mente en el pasado o en el futuro, pero si estás presente, sintiendo, experimentando lo bueno que ya hay, entonces desarrollas y expandes tu consciencia de prosperidad.

Asimismo, tendrás mayor capacidad para detectar las oportunidades y las infinitas posibilidades que se te pueden presentar para expandirte positivamente a nivel mental, físico, emocional y espiritual, lo que marcará la pauta de tus recompensas materiales también.

¿Quieres conocer más sobre consejos de crecimiento personal? Visita nuestro blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *