Dispersar tu atención del presente expande la carencia

Hay que saber usar el instrumento de la mente con inteligencia y consciencia para no caer en el estancamiento ni en la carencia al pensar en los errores del pasado.

La base de una vida realmente próspera tiene como punto de partida la mentalidad y la forma de enfocar la atención en los pensamientos, creencias y patrones de actitud.

Ninguna acción nace jamás sin una idea concebida primero. El movimiento y la acción siempre tienen como punto de partida todo aquello que se figura en la imaginación con ideas que inspiran el deseo, la necesidad y la intención de traerlas a la realidad.

Cuando la mente está tranquila y en paz, libre del diálogo interno negativo, es como un campo fértil donde la creatividad y los pensamientos positivos afloran de manera fluida, produciendo sensación de plenitud interna, bienestar e inspiración.

Este estado de consciencia es como una tierra abundante que promueve un círculo continuo de bienestar mental, emocional y espiritual, que abre las posibilidades para traducir esa sensación de prosperidad interior, en seguridad material y económica a través de la creatividad positiva.

¿De verdad piensas que se puede crear una vida próspera si tu mente está fuera del presente?

¿Qué piensas que estás creando si tu mente divaga en las carencias y frustraciones del pasado, junto con los temores y preocupaciones del futuro?

Sólo puedes crear un mejor futuro liberándote del pasado

Muchas veces la mente inconsciente se queda atrapada en el círculo vicioso que se produce por no haber cerrado en paz los ciclos de las experiencias pasadas.

Esas memorias albergadas en el subconsciente son caldo de cultivo de la negatividad emocional que alienta un diálogo interno absolutamente improductivo y estéril.

La mente en lugar de pensar para crear, se recrea en el recuerdo emocional de las vivencias no concluidas. Esta actitud causa, activa y promueve resentimientos, desconfianza, actitudes inadecuadas, sentimiento de insuficiencia, desconexión de la consciencia con el potencial interno, lo que fomenta el miedo y la preocupación en el futuro.

Cuando esto pasa, toda nuestra manera de funcionar es deficiente, y así de deficiente son los resultados. Por mucho que se planteen metas y objetivos, siempre surgirá el saboteo y el fracaso en alguna medida, lo que seguirá alimentando y acrecentando la frustración.

Por eso, en vez de crear una nueva realidad, se vive proyectando los patrones y las experiencias negativas como un círculo vicioso. El presente se experimenta con malestar y así de igual es el futuro que se está gestando.

Esa tendencia a recrear el pasado desconecta a la mente de la abundancia interior en el presente, y es lo que desarrolla los patrones de  carencia en ciclos que se repiten.

¿Cómo romper este círculo vicioso?

No te pierdas el próximo artículo.

¿Quieres conocer más sobre consejos de crecimiento personal? Visita nuestro blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *