¿Por qué será que aún trabajando por lo que quieres no consigues los resultados esperados?

Muchas veces en el camino de las metas y los planes, surgen desafíos que son parte del proceso; pero si no estás logrando los resultados que quieres y mereces, entonces es hora de revisar qué puede estar pasando.

¿Sabías que puede haber pensamientos que sabotean tu éxito? Pues el saboteo es uno de los factores que debes hacer consciente para el logro de tus metas y hay eventos que te lo dicen.

Las conductas inconscientes que sabotean el éxito

Aunque no lo creas, tus pensamientos y emociones son energía que transmites y cuya vibración es causa que genera efectos.

El nivel de entusiasmo y compromiso con que manejas tu trabajo, tu emprendimiento y tus relaciones en general, también es energía que influye en los resultados que produces. Por eso cuando tus resultados no están realmente alineados con lo que quieres, te podrías estar saboteando sin darte cuenta.

¿Cómo se manifiesta ese saboteo inconsciente?

  1. No estando convencida de lo quieres:

Querer es poder, y cuando uno realmente quiere algo, uno puede lograrlo en el momento correcto. Por eso, revísate. Tal vez “crees” que quieres algo, pero no lo suficiente y por eso no lo consigues. Aclárate siempre para no perder la energía que necesitas para manifestar lo que de verdad deseas, pues con eso también te puedes estar saboteando otras cosas.

  1. Hacer montones de planes al mismo tiempo.

El saboteo aquí puede venir de una creencia de que haciendo mucho eres más. Enfócate en metas precisas y cúmplelas antes de plantearte unas nuevas. Pero recuerda que no necesitas demostrarle nada a nadie sino a ti misma.

  1. El sentimiento de impotencia.

Muchas veces las cosas no se dan porque una creencia saboteadora dentro de ti guía tus acciones. Si de alguna manera dudas de ti misma, sientes temor, crees que no puedes y no estás convencida de tus cualidades, es difícil que logres lo que quieres, aunque trabajes mucho. Por eso, cuando emprendas algo, escribe tu lista de miedos, crea patrones de creencias positivas y conéctate con tu poder interior.

  1. La incongruencia contigo misma:

Es imposible dar buenos resultados cuando piensas de una manera y actúas de otra forma. Si quieres tener éxito, primero debes desarrollar la actitud y los hábitos de una persona exitosa. Siempre te saboteas cuando no desarrollas el hábito de la auto-observación.

  1. La incongruencia de tus acciones en relación con todo lo demás.

Una mujer realmente exitosa y próspera vive el éxito simultáneamente en todas las áreas de su vida. Si en tu trabajo eres correcta y educada, pero en casa desahogas tu estrés y discutes pasada de tono, entonces saboteas la conexión con tu paz interna en relación con los demás.

  1. Querer cambiar algo haciendo lo mismo que siempre has hecho.

Te saboteas si crees que no hay nada en ti que mejorar y cambiar. Si quieres mejores resultados, debes salir de tu zona de confort y desarrollar nuevas hábitos y actitudes para manifestar lo nuevo.

  1. Bajos niveles de compromiso:

Cuando una persona está realmente comprometida con sus objetivos, vive, actúa y trabaja para vibrar en esa sintonía ¿Cuán comprometida estás realmente con tus planes y deseos?

  1. Postergar y procrastinar.

Si haces planes y no los cumples, estás saboteando tu imagen y la confiabilidad que necesitas desarrollar como tu marca personal.

  1. Cansancio físico y enfermedades menores.

A veces el cuerpo nos da señales. Puede que te estés saboteando a ti misma obligándote a hacer cosas que tu alma no quiere, lo que puede repercutir directamente en tu salud física y mental. Escucha esas señales.

¿Quieres conocer más sobre consejos de crecimiento personal? Visita nuestro blog.