Saber prosperar disfrutando el sentido de tu vida

(Parte 1)

Tener plena conciencia de este tema es prioridad para poder vivir auténticamente felices. Pero antes de abordarlo, repasemos la definición del trabajo como punto de partida:

“Se denomina trabajo a toda aquella actividad, ya sea de origen manual o intelectual, que se realiza a cambio de una compensación”.

En líneas generales manejamos esta definición del trabajo sin detenernos a pensar por un instante todo lo que realmente significa en el contexto de nuestras vidas.

Asumimos el trabajo como una actividad que hay que hacer por el deber de subsistir, sin ser totalmente conscientes de que este ocupa más de la tercera parte de cada día que vivimos. Trabajar se lleva el mayor tiempo de nuestra existencia, mucho más que las horas que pasamos con nuestros hijos, familia, amigos y viviendo experiencias recreativas. Por eso es tan importante replantearse el enfoque del trabajo.

Para ser feliz trabajando, empieza cambiando todos los paradigmas que tienes acerca del trabajo.

Tu manera de ver el concepto del trabajo es lo que realmente determina tu experiencia trabajando.

Por eso es muy positivo que te sientes por un momento a reflexionar sobre todo el esquema de patrones y percepciones que aprendiste a nivel familiar y social, para cambiarlos por un nuevo sistema de creencias que te inspiren y te motiven.

Por ejemplo: Cultural y socialmente, se usan mucho las siguientes expresiones:

  • “Pasar trabajo”

Nadie se da cuenta de la connotación negativa que tiene calificar al trabajo de esa manera. ¿Cómo se puede ser feliz con la actividad que se lleva la mayor parte del tiempo de nuestra existencia si se concibe el trabajo como una carga pesada, o un karma que pagar, o un castigo?

  • “Hay que trabajar duro para ganarse la vida”

Hay que trabajar sí, pero trabajar “duro” es pasar la mayor parte de la existencia agotado por el trabajo, para terminar doblegado por la rutina y la subsistencia, si es que no se termina con achaques o sufriendo una enfermedad terminal. ¿Es eso realmente “ganarse” la vida, aunque se haya ganado mucho dinero trabajando?

Además, el trabajar duro no necesariamente significa que la compensación económica sea proporcional al sacrificio. ¿Por qué usar la idea del trabajo para flagelarse? ¿No hará las cosas más fáciles y dará mejores resultados pensar que: “Voy a trabajar con entusiasmo para vivir la vida”?

La manera de enfocar la idea del trabajo marca una gran diferencia en la actitud y la experiencia que se vive a la hora de realizarlo. Una simple manera de pensar sobre él te da más energía vital y emocional, lo que también influye en tu productividad.

Por eso:

¿Sabes por qué es tan importante replantearte el concepto del trabajo como parte del sentido de tu vida?

Si todo parte de ti, entonces el trabajo que realizas es una expresión de ti misma.

Sea cual sea la actividad que realices, como empleada o como emprendedora, cada vez que sales a trabajar, significa que te manifiestas con todas tus capacidades para llevarlo a cabo.

Asimismo, todo el tiempo que le dedicas a tu trabajo es el tiempo que tú pasas contigo misma expresándote a través de tus habilidades en relación con otros.

Sea que consigas o no todas las compensaciones que te satisfacen a nivel de remuneración y calidad de vida material, siempre tienes que enfocarte en pensar que tu trabajo también tiene que compensar tu valía como ser y darte al mismo tiempo la satisfacción de tu autorrealización.

Efectivamente la prioridad en tu vida es lograr la compensación económica suficiente para cubrir tus necesidades. Pero si sólo concibes el trabajo como una obligación para cubrir tus necesidades básicas y cumplir con las responsabilidades, te estarás agotando. Así como estarás bloqueando tu crecimiento y expansión como ser y también tu capacidad y tu derecho a prosperar con éxito para disfrutar una vida plena.

Por eso si realmente quieres prosperar integralmente y ser feliz, entonces debes enfocarte en hacer que tu trabajo te compense a nivel mental, emocional y espiritual, para que también pueda remunerarte como tú te lo mereces.

¿Cómo conseguir esto? ¡No te pierdas las claves en el siguiente artículo!

¿Sabes por qué es tan importante replantearte el concepto del trabajo como parte del sentido de tu vida?

Si todo parte de ti, entonces el trabajo que realizas es una expresión de ti misma.

Sea cual sea la actividad que realices, como empleada o como emprendedora, cada vez que sales a trabajar, significa que te manifiestas con todas tus capacidades para llevarlo a cabo.

Asimismo, todo el tiempo que le dedicas a tu trabajo es el tiempo que tú pasas contigo misma expresándote a través de tus habilidades en relación con otros.

Sea que consigas o no todas las compensaciones que te satisfacen a nivel de remuneración y calidad de vida material, siempre tienes que enfocarte en pensar que tu trabajo también tiene que compensar tu valía como ser y darte al mismo tiempo la satisfacción de tu autorrealización.

Efectivamente la prioridad en tu vida es lograr la compensación económica suficiente para cubrir tus necesidades. Pero si sólo concibes el trabajo como una obligación para cubrir tus necesidades básicas y cumplir con las responsabilidades, te estarás agotando. Así como estarás bloqueando tu crecimiento y expansión como ser y también tu capacidad y tu derecho a prosperar con éxito para disfrutar una vida plena.

Por eso si realmente quieres prosperar integralmente y ser feliz, entonces debes enfocarte en hacer que tu trabajo te compense a nivel mental, emocional y espiritual, para que también pueda remunerarte como tú te lo mereces.

¿Cómo conseguir esto? ¡No te pierdas las claves en el siguiente artículo!

¿Sabes por qué es tan importante replantearte el concepto del trabajo como parte del sentido de tu vida?

Si todo parte de ti, entonces el trabajo que realizas es una expresión de ti misma.

Sea cual sea la actividad que realices, como empleada o como emprendedora, cada vez que sales a trabajar, significa que te manifiestas con todas tus capacidades para llevarlo a cabo.

Asimismo, todo el tiempo que le dedicas a tu trabajo es el tiempo que tú pasas contigo misma expresándote a través de tus habilidades en relación con otros.

Sea que consigas o no todas las compensaciones que te satisfacen a nivel de remuneración y calidad de vida material, siempre tienes que enfocarte en pensar que tu trabajo también tiene que compensar tu valía como ser y darte al mismo tiempo la satisfacción de tu autorrealización.

Efectivamente la prioridad en tu vida es lograr la compensación económica suficiente para cubrir tus necesidades. Pero si sólo concibes el trabajo como una obligación para cubrir tus necesidades básicas y cumplir con las responsabilidades, te estarás agotando. Así como estarás bloqueando tu crecimiento y expansión como ser y también tu capacidad y tu derecho a prosperar con éxito para disfrutar una vida plena.

Por eso si realmente quieres prosperar integralmente y ser feliz, entonces debes enfocarte en hacer que tu trabajo te compense a nivel mental, emocional y espiritual, para que también pueda remunerarte como tú te lo mereces.

¿Cómo conseguir esto? ¡No te pierdas las claves en el siguiente artículo!

¿Quieres conocer más sobre consejos de crecimiento personal? Visita nuestro blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *