Saber prosperar disfrutando el sentido de tu vida

(Parte 2)

Si todo parte de ti y el trabajo que haces es una expresión de ti misma, ocupando la mayor parte del tiempo de tu existencia, ¿no crees que es importante detenerte a reflexionar por un momento el nivel de satisfacción que recibes de tu trabajo y de tu actitud al trabajar?

¿Realmente la actividad que realizas te compensa integralmente a nivel: mental, emocional, espiritual, material y económico?

¿Trabajas sólo por dinero o porque realmente sientes la motivación de prosperar con tus talentos, ya sea como empleada o emprendedora?

¿Trabajas pero estás buscando otro trabajo nuevo? O, por el contrario, ¿no tienes trabajo, estás en la búsqueda y necesitas ocuparte por necesidad o porque deseas sentirte útil?

Sea cual sea en la situación en la que te encuentres, lo más importante es que luego de replantearte tu sistema de creencias acerca del trabajo, al mismo tiempo empieces a concebirlo como un camino de vida para tu plena autorrealización.

El camino del trabajo consciente y próspero empieza por:  Ser – Hacer – Tener

El objetivo es experimentar una vida con auténtico sentido, porque he allí la clave de la verdadera felicidad. Por eso, “el trabajar conscientemente o hacer el trabajo con conciencia” es el camino para lograr la manifestación de la prosperidad integral.

Se trata de sentir la satisfacción de crecer mientras vives y realizas la experiencia. Por eso, el trabajo realmente próspero es aquel en el que “te sientes” satisfecha mental, emocional y espiritualmente y, además, te remunera.

Sea cual sea la actividad que realices, a través de tu trabajo te manifiestas a ti misma. Eres causa que genera efectos, y por eso primero tienes que saber darle el orden que corresponde a cada acción del proceso desde el principio, para tener buenos resultados. Así que presta atención, porque el punto de partida del orden armonioso del proceso para crear una vida plena y exitosa es: Ser – Hacer – Tener.

Primero tienes que saber quién eres, asumirte a ti misma, re-conocerte con tu potencial, pues esa es tu materia prima para crear y sintiéndote bien. Cuando sabes quién eres, sabes lo que te gusta, conectas lo que te inspira y por eso sabes lo que quieres. Al tener claro lo que deseas, te motivas y sabes qué hacer y te comprometes con eso. Finalmente, es así como desde esa motivación que nace de tu ser, te mueves a obrar para tener lo que necesitas y anhelas, trabajando con lo mejor de ti misma.

Descubre la abundancia que ya tienes y trabaja con eso.

Los que invierten el orden del proceso no crean prosperidad, sino que experimentan satisfacción que a la larga se va haciendo deficiente y no sustentable a largo plazo.

Cuando se trabaja por el solo objetivo de tener, tarde o temprano se intersecta el punto del fracaso, porque no se logra experimentar la satisfacción interna del ser en relación con todo lo que se hace y se tiene.  Aunque se produzca mucho dinero trabajando, si no se siente la conexión con lo que uno realmente es y con el propósito de lo que se hace, en algún punto se experimenta el vacío, y eso es carencia.

La verdadera abundancia material y económica es el resultado de saber trabajar desde la abundancia interior.

La abundancia interna es un estado de consciencia que te da la certeza de que ya tienes todo lo que necesitas para encender el motor de tu vida y arrancar para manifestar tus propósitos.

Reconocer la verdadera riqueza dentro de ti, es lo que te da la capacidad y el poder para emprender el trabajo de tu vida por la motivación de manifestar tus planes. Esa abundancia de inteligencia, creatividad, dones, talentos, capacidades, voluntad, sentimientos, son tus recursos más poderosos.

Esos tesoros internos son tu mejor propiedad, jamás los puedes perder, nadie te los puede robar, y siempre serán la fuente de tu felicidad. Ellos te dan la satisfacción de ser tú dando siempre lo mejor de ti. Trabajar con tu abundancia interna te hace sentir empoderada y es el único recurso con el que siempre contarás para poder empezar de nuevo, si la vida te da un revés y te deja sin nada.

¿Cómo poner a trabajar tu riqueza interna a tu favor? ¡Continúa leyendo el siguiente artículo!

¿Quieres conocer más sobre consejos de crecimiento personal? Visita nuestro blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *