Cómo saber estar presente nos conecta con nuestro verdadero ser

Hay un tema que es tan obvio en la vida que sin querer no lo atendemos debidamente.

Es una ironía pero, por esta simple distracción, a veces dejamos pasar de largo la infinita riqueza que se consigue al sabernos centrados con toda nuestra mente y cinco sentidos en el ahora.

Tomar conciencia de todos las facetas que contempla la atención en nuestras vidas es saber recorrer el camino del presente donde todas las oportunidades se encuentran.

Así que toma nota:

  1. Todo aquello en lo que enfocas tu atención se expande y lo terminas atrayendo.

Haz la prueba: tómate el tiempo de pensar en autos rojos y verás cómo empiezan a aparecer por todos lados. Esto no es cuestión de magia. Simplemente has puesto en tu mente una imagen que estás dispuesta a percibir. Al centrar tu pensamiento en algo en específico, tu atención se fija en detectar todo aquello en lo que más piensas.

Asimismo sucede con las emociones y los problemas, con los sentimientos armónicos y las situaciones placenteras. Con los defectos y virtudes que percibes en la gente. Cuanto más te enfoques en cualquiera de ellas, tanto más de eso tendrás, simplemente porque es ahí donde has decidido fijar tu atención.

Si te distraes la negatividad, ésta desaparece de inmediato porque ya no está en tu mente; pero sólo te fijas en lo malo, tanto más de eso tendrás, porque lo estás atendiendo con tu pensamiento. Y es así de igual para todo. Según enfoques y fijes tu atención, eso se expandirá y más lo atraerás.

  1. Cuando te fijes un propósito, también empieza a fijarte en las señales.

Una vez que te has propuesto una meta, empiezan a aparecer y a alinearse todos los factores que sirven para la consecución de tu propósito, porque es ahí donde has fijado tu atención.

Lo importante de esto es que tu nivel de atención tiene que ser permanente en este caso. Necesitas estar centrada en ti para que también prestes la debida atención que te ayuda a captar las señales que te encaminan en su debida dirección.

Sólo con atender el presente, sin pensar en el pasado o el futuro, es que puedes darte cuenta de las oportunidades disfrazadas cuando se presentan.

  1. Préstate atención a ti misma, para optimizar tu poder interno.

Atenderte es saber escuchar lo que sientes y estar abierta a descifrar tu intuición para darte lo que necesitas en el momento en que lo precisas.

Sabiendo resolverte a ti misma cuando te sientes mal es que puedes usar tu atención no sólo para cuidarte, sino también para enfocarte en lo positivo.

Si pones toda tu atención en tus dones y habilidades, tanto más harás para usarlas, desarrollarlas ti misma a través de ellas. Es así como al atender tu potencial, expandes tu poder interior.

Fija tu atención en las cualidades de la gente para poder conectar con lo mejor ellos

Cada persona es como es, todos tenemos nuestras luces y nuestras sombras. Así que enfocar tu atención en practicar la aceptación y la tolerancia desde un principio te dará mejores recompensas a la hora de relacionarte.

Una vez que decides enfocar tu atención en aceptar a la gente tal como es, sin fijarte en juzgarla, entonces fija tu atención en admirar a las personas.

Admirar quiere decir ver más allá. Es observar lo mejor de alguien que te puede inspirar. Al asumir tu actitud de enfocar tu atención en ver el lado positivo de la gente, primero que nada te estás distrayendo de ver la negatividad que es lo que te causa molestia.

Pero siempre lograrás muchas más ganancias para tu bienestar interior si haces el esfuerzo de fijar tu atención para re-conocer sus cualidades y su lado positivo.

Lo más importante de saber atender este punto es que la relación contigo mismo mejora y entonces también mejora tu relación con los demás.

Así que de ahora en adelante no te distraigas más y atiende a la virtud de saber usar tu atención. Verás cómo eso te recompensará.

¿Quieres conocer más sobre consejos de crecimiento personal? Visita nuestro blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *