Creer es Crear

(Parte 3)

Para evitar limitaciones en tus planes, hazte consciente de los patrones limitantes

Puede que tu mente consciente esté enfocada en trabajar por un logro que te has planteado, pero es de suma importancia que siempre recuerdes que tu sistema de creencias aprendido en el pasado y albergado en memorias en la parte más profunda de tu mente y determinará el nivel de resultados.

Si tu sistema de creencias inconsciente tiene patrones de fracaso, impotencia, lucha, miedo o cualquier clase de negatividad, tal vez en algún nivel, esa parte de ti puede generar resistencias o saboteos.

Por ejemplo: si en tu infancia fuiste muy desaprobada o castigada sin ninguna explicación y tenías que luchar para ser reconocida, es posible que hayas sacado como conclusión que no eres suficiente, que todo es difícil y que tienes que luchar para ganar.

Entonces, en tu vida adulta, puede que te cueste mucho concentrarte, o que empieces y no termines, o que encuentres obstáculos. Incluso puedes hasta atraer parejas, jefes y clientes que te cuestionen, presionen y desaprueben como lo hicieron tus padres contigo en tu infancia.

Este es apenas uno de tantos ejemplos que de patrones limitantes que se repiten en experiencias de vida.

La gente que no está despierta en su mente consciente piensa que esto es mala suerte, cuando la realidad es que, aunque se trabaje para el éxito, es muy difícil concretarlo de manera fluida cuando la mente inconsciente tiene creencias de fracaso.

La primera solución es conocer los patrones limitantes para poder cambiarlos por un nuevo sistema de creencias

  1. Patrones de baja estima y autodestrucción

Se generan cuando una persona ha sido muy desaprobada, maltratada, no reconocida, recibió poco amor o cariño o fue abandonada. Estas personas suelen ser muy inseguras y temerosas, con tendencia a caer en vicios, son accidentadas, tienen problema para conectar en sus relaciones.  Como conclusión de estas experiencias su sistema de creencias puede ser: no valgo, no soy suficiente, el  amor es imposible para mi. Soy un fracaso. El miedo me paraliza. Soy víctima.

  1. Patrones de fracaso y auto saboteo

Se crean cuando una persona tuvo una infancia donde los padres luchaban mucho y lograban poco. Las conclusiones de este sistema de creencia son: no puedo. Por más que lo intente todo es difícil para mí.

  1. Patrones de salud vulnerable

Son personas que han sido muy reprimidas y anuladas y tiene que ver mucho con las experiencias anteriores. Necesita somatizar todo su dolor emocional enfermándose.

  1. Patrones de carencia y problemas de dinero

Se proyectan con problemas económicos, trabajando mucho y no ganando suficiente, o con dificultades para disfrutar el dinero que se gana. Cada vez que gana un dinero  ocurren imprevistos que hay que pagar. Son patrones de creencias arraigados en guiones de lucha y no merecimiento. Insuficiencia. El dinero no alcanza.

Estos son apenas unos ejemplos para darte una idea de los patrones inconscientes adquiridos como sistema de creencias en las experiencias primarias. En el siguiente artículo daremos las claves para transformarlos.

¿Quieres conocer más sobre consejos de crecimiento personal? Visita nuestro blog.