¿Eres de las personas que tiene miles de deseos y crees que no se cumplirán, o estás acostumbrada a lo que hay y no te paras a pensar lo que deseas?

Debes tener siempre presente que tú mereces lo que deseas, y más si tus deseos son sinceros y nacen desde el corazón. Así que anímate y haz tu lista de los deseos con estas recomendaciones:

Lo principal que debes tener presente es que no solo puedes quedarte en el sofá a esperar que tus deseos se cumplan, también debes tener presente que debes trabajar en el propósito, nada viene de la nada, proyecta tus deseos y desarróllalo  con esfuerzo y constancia.

Sin embargo, el sólo hecho de realizar tu lista de deseos hace que tu estado de ánimo cambie ¡Es un paso muy importante!

Cada acción empieza con un deseo

Para lograr una meta o un objetivo, de forma consciente o no, piensa en un propósito de deseo.

Este deseo puede aflorar desde lo que anhelamos o desde lo que no anhelamos. En ambos sentidos estarás proyectando al “universo” esos designios.

Hacer que las pretensiones sean de tu conocimiento impulsa en ti la curiosidad por determinar cómo convertirlos en realidad y estar pendiente a lo que pasa día a día.

Todos los días tenemos oportunidades que pasan frente a nuestra puerta.

Así que, aprovecha la época en la que estamos, para disponerte a conectar tus deseos.

1.- Dos tipos de deseos:

Desear es un sentimiento de querer o no querer algo, de lo que nos gustaría crear o tener.

Antes de planificar lo más idóneo es tener presente lo que más deseas proponerte en tu vida.

Montones de ideas y deseos se vienen a mi imaginación y sentía mucha ansiedad con tantos deseos distintos. Así que pensé en elaborar dos tipos de listas:

-Lista de deseos del alma.

-Lista de deseos del mundo material.

-Es importante encontrar el equilibrio de nuestro mundo interior y externo que es el que enfrentamos todos los días.

Antes de comenzar recorta pequeños trozos de papel donde puedas escribir cada petición.

¡Anímate a hacer ese viaje de la lista de deseos!

2.- Elabora la lista de los deseos de tu corazón.

Para hacer esta lista, te recomiendo que sea en un lugar cómodo y tranquilo para ti, de manera que puedas relajarte y conectarte a través de tu mente con el corazón.

Deja que la calma y el silencio se apoderen de tu mente y se despliegue  por todo tu cuerpo.

Después, sin más, escribe aquellos deseos que te salen de lo más profundo. Bien sea salud, amor, bienestar familiar, el amor de tu vida y aprender a valorar a los demás.

3.- Elabora la lista de los deseos “materiales”

Esta lista se elabora con la intención de recoger aquello relacionado con el mundo físico. Por ejemplo, cambiar de trabajo, crear tu propio negocio, obtener una vivienda o vehículo…

Generalmente estos deseos “materiales” son los que le dan respuesta a tus deseos más recónditos.

Es importante que estos deseos los formules como ya logrados. No como forma de acción.

Tomar conciencia puede ayudarte a darte cuenta de lo que quieres ¿Cómo podrás satisfacer tus deseos más escondidos?

Te hago esta pregunta para que  reflexiones, por si te dice algo…

4.- Elabora la lista de los deseos al “Universo”

Ya que en este momento tus deseos están plasmados en unos papelitos, te sugiero que hagas una especie de ritual.

Guárdalos en un envase que consideres pertinente para ello y déjalos ahí hasta el año próximo.

Es como sembrar tus deseos. La semilla de lo que deseas cosechar.

A la llegada del próximo año abrirás con mucha emoción tu semillero del deseo y ver cual dio frutos. Será un momento lleno de entusiasmo ver cuál y qué lograste.

Tu labor para que tus deseos se hagan realidad.

Vivimos en un mundo físico en el que las acciones son necesarias para alcanzar resultados. Así que baja el deseo a objetivos y metas, desarrolla planes de acción y planifica para el año nuevo.

También es muy cierto que necesitamos estar abiertas, atentas y conectadas con las oportunidades y las ideas que la vida nos presenta.

Así que la recomendación final es que aprendas a cuidar de tu estado, de lo que sientes y piensas, y confíes en lo sabio de la vida

Descubrirse y conectar con nuestra energía más profunda, esa que todo lo crea, requiere de amor, paciencia y fe.

Si de verdad quieres alcanzar tus deseos, es hora de que tomes tu lista y hagas un plan de acción para cada uno de ellos: Sólo así podrás tener un excelente año, ese que sólo tú te mereces.

¿Quieres conocer más consejos sobre dinero y amor? Visita nuestro blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *