HORARIO: Domingo 3:30 a 8 PM - Lunes a Jueves de 1 a 10 PM - Viernes de 1 a 6 PM ESTE
Top
 

¿Conectar o sólo contactar?

¿Conectar o sólo contactar?

La clave para  conectar y desarrollarte con éxito en todas tus relaciones personales, laborales y comerciales

Si estás persiguiendo el objetivo de auto realizarte y prosperar para elevar tu calidad de vida, entonces hay que revisar algunas cosas importantes con respecto a la manera de relacionarte.

Todo en la vida son relaciones. Es imparable la actividad de intercambio que vivimos a diario empezando con nosotros mismos, y a partir de ahí con la familia, la pareja, los vecinos, los jefes, los clientes, los amigos, etc.

Cada aspecto de nuestra vida se basa en relaciones y dependiendo de nuestras necesidades, motivaciones e intereses, establecemos diferentes niveles y tipos de interacción, pero…

La clave de las relaciones efectivas es entender bien la diferencia entre “contactar” y “conectar”.

Contactar es algo que hacemos a cada instante: desde el buenos días a los vecinos, escribir un mensaje a un conocido que no vemos desde hace tiempo, pagarle a la cajera del Supermercado, leer y responder un email, hasta concertar una cita con un cliente y más.

Contactar, en líneas generales, es siempre una interacción muy puntual, casi instantánea, superficial y pasajera, aunque sea una interacción amable y cordial. Muchas veces aunque exista un vínculo, no necesariamente implica que sea lo suficientemente profundo como para generar una relación de conexión, aunque haya simpatía.

Conectar es esa fase de la interacción que hace que la relación vaya más allá. Parte de un contacto que despierta la empatía y da pie a un vínculo más estrecho, profundo, y sustentable en el tiempo.

Cuando se realiza una verdadera conexión, quiere decir que hubo “comunión”, es decir: se creó una unión desde la auténtica identificación y entendimiento por ambas partes, aunque estas sean diferentes.

Comunión = Común-Unión = Comunicación.

Cada individuo es único y cada cabeza es un mundo, por eso en medio de esas naturales diferencias humanas, el gran reto para poder desarrollar relaciones sanas y solidarias, es saber manejar el principio esencial de la comunicación que propicia la verdadera conexión.

Conectar es “unir” y para lograr este nivel de efectividad y calidad, hay que comunicarse con el otro en base a la actitud. Es decir: actuar y expresarte siempre desde tus propios valores esenciales, digas lo que digas y hagas lo que hagas.

Si el otro piensa diferente que tú no es el problema, pero alcanzarás la conexión y el vínculo, al comunicarte con esa persona o cliente, en base a tu “actitud” inspirada en “valores” como: autenticidad, honestidad, solidaridad, comprensión, respeto, buena voluntad, paciencia, tolerancia y mentalidad abierta.

Experimentar esa comunión, unión, o comunicación es crear lazos solidarios desde la  verdadera empatía. Cuando te pones en los zapatos de un familiar, amigo, pareja, jefe o cliente, con la intención de interpretar su posición, estás más capacitada para comunicarte con ellos desde la actitud de tus valores, y eso  abre un canal de sintonía que los hace más receptivos hacia ti.

Entonces también estás en condiciones de motivarlos e inspirarlos con la idea que quieres comunicar y esto ayuda sobre todo, a recibir de ellos una respuesta más sintonizada y empática también.

Si el mensaje que quieres dar lo emites desde el reconocimiento al otro con respeto, comprensión, solidaridad, tolerancia,  creatividad, buena voluntad, y la mentalidad abierta, entonces estarás generando estímulos positivos que incentivarán la reciprocidad, la correspondencia y la buena sintonía de cada persona que contactes y estarás creando con cada una de ellas, una verdadera conexión sustentable en el tiempo.

No te pierdas el próximo artículo donde te daremos las claves para crear buenas conexiones en tus relaciones personales, profesionales y comerciales.

¿Quieres conocer más consejos sobre crecimiento personal? Visita nuestro blog.