HORARIO: Domingo 3:30 a 8 PM - Lunes a Jueves de 1 a 10 PM - Viernes de 1 a 6 PM ESTE
Top
 

La Navidad activa la prosperidad: Cuanto más das, más recibes

La Navidad activa la prosperidad: Cuanto más das, más recibes

Lo que hace tan especial el tiempo de Navidad es que todo el mundo anda en una onda de alegría y generosidad.

El dar y recibir regalos, el comprar cosas, celebrar y compartir, es lo que se lleva el centro de nuestra atención; y si te das cuenta, la abundancia rueda por todas partes. Todo prospera en Navidad porque se mueve una rueda de intercambio, donde todos se conectan a través del compartir.

¿Pero en qué se traduce esa generosidad y cómo hacer que se mantenga en todas las áreas de nuestra vida?

 

Lo más próspero es compartir tu esencia que regresa multiplicada en numerosas bendiciones

La generosidad y el compartir es propio de la naturaleza. El ofrecer regalos y dar lo que tenemos es una expresión de reconocimiento a los demás, pero si te fijas bien, al dar un regalo tú estas recibiendo el placer de dar.

La prosperidad material siempre es el resultado de la abundancia interna, y por eso lo más importante de lo que das, es saber que en tus regalos va la vibración de tus sentimientos.

Cuanto más das por el gozo de dar y cuanto más vibres en buenos sentimientos al dar lo mejor de ti, tanto más la vida te recompensará; no solo en regalos materiales, sino también en bienestar, paz interior, conexiones que te apoyen, relaciones sanas y experiencias más felices.

Para mover la rueda de la prosperidad también es bueno que aproveches estas fechas para dar a alguien que no conozcas, compartiendo lo que tienes. Puede ser una persona necesitada o una organización. Pero no se trata de dar dinero, puede ser compartir las cosas que ya no uses. Asimismo da algo de tu tiempo para ayudar a alguien. Da algo que te inspire y que no sea material para que disfrutes el placer de dar.

Conectar con esa parte generosa de tu ser, donde compartes desde tus valores y sentimientos más puros, te ayuda a elevarte, y te causa tal nivel de inspiración, que abre tu campo de energía para que en tu vida entren más bendiciones de las que te puedas imaginar.

Cuando das lo que eres, una palabra solidaria, un abrazo, una oración, una sonrisa. O haces un favor desinteresado, o ayudas al necesitado, o perdonas un viejo rencor, estás dando desde tu abundancia interna y eso reafirma tu autoestima y te empodera llevando tu bien a los otros.

Eso es ser realmente próspero y como todo es causa y efecto en la vida, la vida te dará mucho y más de lo que deseas cuando compartes desde tu corazón.

La Navidad es el momento más bello y propicio para dar y compartir esa abundancia y esa felicidad que ya está en ti.

Eso es prosperar de verdad.

¿Quieres conocer más consejos sobre dinero y amor? Visita nuestro blog.