HORARIO: Domingo 3:30 a 8 PM - Lunes a Jueves de 1 a 10 PM - Viernes de 1 a 6 PM ESTE
Top
 

Saber parar también es actuar

Saber parar también es actuar

Trabajar y actuar entendiendo los ciclos de la vida es mucho más rentable

Actuar es lo que promueve la manifestación de tus proyectos. El trabajo en ti y para ti es lo que le da un balance armonioso a tu actitud y tu hacer.

Pero es bueno recordar que llevar el orden correcto de un proceso de manifestación exitoso parte de: Ser, luego del Hacer, para así Tener.

Sumado a esto, todo proceso exitoso también tiene sus fases de regulación para poder asentarse en las mejores condiciones.

Entender que los procesos y proyectos tienen sus fases y sus ciclos te ayuda a sacarle mayor provecho a los desafíos.

Esto es hacer que el lado positivo de la oscuridad también trabaje para ti, pues el tiempo de oscuridad o sombra es el que puedes aprovechar mejor para reconectar siempre con tu verdadero y único punto de partida: tú misma.

Las fases de la luna son el mejor ejemplo para comprender tus propios procesos a la hora de diseñar y trabajar tus planes. La luna tiene un tiempo de oscuridad, luego comienza a crecer, hasta que se llena y vuelve a menguar.

Así de parecidos son los procesos de desafíos proyectados en las circunstancias de los ciclos críticos y de éxito en nuestras relaciones, negocios, experiencias personales y también en la relación con una misma.

Entender que la mecánica de la vida trabaja igual en ti es aceptar que todo tiene una inteligencia especial que hace que las cosas funcionen. Esto te ayuda a fluir con los procesos y sobre todo te ayuda a liberarte de la lucha que tanto te desgasta.

Hay un tiempo para concebir y gestar tus planes, luego el momento de darles luz y luego el momento de parar para reinventarte y comenzar de nuevo.

Así que si tu sueño, proyecto o negocio se ralentiza, no te resistas. Quiere decir que es el momento de parar para simplemente volver a ti, descansar, observar, reciclarte y volver a inventar, para comenzar de nuevo.

Parar es una manera de actuar porque es el momento de trabajar en ti.

Si no te detienes cuando las cosas se detienen, estarás creando lucha y alimentando el caos.

La sabiduría de todo esto consiste en usar habilidosamente tanto tu inteligencia como tu intuición para saber interpretar y comprender la fase en el proceso en la que realmente te encuentras.

Si algo en tu vida se detiene, si una relación se enfría, si tu emprendimiento encuentra dificultades, si tus ventas están lentas o no se mueven cómo tu quisieras, tienes que saber que lo más conveniente es parar para observar toda la situación con objetividad.

Pero, sobre todo, tienes que saber parar para verte a ti misma en relación con cada situación, porque tú siempre serás el punto de partida de todo.

Buscar hacer y hacer, sin tener consciencia de ti misma y de la situación presente en la que te encuentras, te quita el tiempo más valioso que necesitas para darte un respiro que te recicle y te dé un nuevo aliento para tomar acciones que te reimpulsen y no que te bloqueen.

Tómate siempre tu tiempo cada vez que algo no esté dando los resultados que has planificado. Darte un respiro y ocuparte por un segundo en distraerte en algo que sí funciona, te ayuda a despejar la mente para reactivarte sin reaccionar.

De igual manera, también es oportuno que sepas manejar tu energía creativa y de trabajo, de la misma manera inteligente como la naturaleza lo hace con sus fases. Cada vez que saques un proyecto y salgas de la fase de gestación, para completarlo con el nacimiento de tu manifestación, date el tiempo para disfrutar ese logro antes de comenzar de nuevo.

Es cierto que el ritmo actual nos exige una dinámica indetenible, pero saber tomarte un tiempo para ti, luego de cerrar un ciclo, así sea de unas horas, es importante para comenzar de nuevo con buen pie.

Si terminas una separación de pareja, tómate tu tiempo para estar contigo y no lo sustituyas con una nueva persona. Si cierras una venta, o concretas un buen negocio, date tu tiempo de ser consciente de tu logro y detente por un instante para celebrarte y celebrarlo con agradecimiento.

Parar a tiempo y en el tiempo que corresponde, es saber seguir trabajando desde tu ser y permitir que la propia inteligencia de la vida también trabaje a tu favor.

¿Quieres conocer más consejos sobre crecimiento personal? Visita nuestro blog.